¿Es lo mismo cosmética natural y cosmética ecológica?

Tenemos un lio monumental con lo que es cosmética natural y cosmética ecológica, biológica u orgánica (estos tres últimos términos son sinónimos). Es normal que lo tengamos, puesto que ese es el objetivo de las campañas millonarias de marketing de la cosmética convencional, hacernos creer que sus productos no llevan ingredientes perjudiciales, usando para ello los conceptos “natural”, “sin parabenes”, “hipoalergénico”, y otra serie de trampas.

toner-906142_640

Pero ¿es lo mismo cosmética pseudonatural, que cosmética ecológica, biológica u orgánica?:

NO, PARA NADA ES LO MISMO, NI SIQUIERA ES PARECIDO.

Sin duda, lo “natural” está de moda y los consumidores, cada vez más quieren optar por un consumo respetuoso, responsable y saludable, tarea que nos ponen muy complicada, dicho sea de paso. Por eso, las grandes marcas de cosmética convencional, quieren apuntarse al carro de lo natural, aprovechando el desconocimiento y la falta de información de los consumidores.

Pues bien, el término “natural”, no está actualmente regulado, por lo tanto, está libremente permitido llamar “natural”, a cualquier producto que contenga un extracto de planta, aunque su presencia en el producto suponga un porcentaje ridículo y esté rodeada además de un montón de ingredientes químicos dañinos para nuestra salud y para la tierra.

Por lo tanto, EL TÉRMINO “NATURAL” EN LA DEFINICIÓN DE UN COSMÉTICO NO TIENE NINGÚN VALOR, ya que no hay ningún organismo que controle que estos cumplen con unos mínimos de seguridad. Digo esto porque se emplean productos en cosmética “pseudonatural”, que son muy perjudiciales para nuestra salud y para el medio ambiente. Y no lo digo yo, si no que está demostrado por estudios internacionales muy serios e incluso por la mismísima OMS. Tampoco los términos “sin parabenes”, “hipoalergénico”, “con aloe vera” o cosas similares, son en absoluto ninguna garantía. Se trata simplemente de puro marketing.

Y ahora nos echamos las manos a la cabeza y gritamos indignados ¿Y POR QUÉ SE PERMITE ESTO?. Contéstate tú mismo, por el mismo motivo de siempre, los ingredientes químicos y sintéticos y el modo de producción agresivo de la cosmética convencional, son muchísimo más baratos que los de la cosmética orgánica. Sólo así, pueden permitirse el lujo de contratar a Claudia Schiffer o Naomi Campbell por sumas millonarias para sus campañas de marketing. Piénsalo…

La cosmética ecológica, se puede permitir competir en precio con la cosmética convencional o “pseudonatural”, únicamente porque no gasta sumas enormes de dinero en sus campañas de publicidad, pero el coste de sus ingredientes y el coste de sus procesos de producción, es mucho más elevado que el de fabricar cosmética convencional.

Esto tiene sus pros y sus contras. Por un lado el dinero de la cosmética ecológica se invierte en nuestra salud y en la salud de la tierra, buscando productos y métodos de producción saludables y respetuosos y esto es genial y una magnífica noticia, pero por otro lado, al no invertir en publicidad, es una tarea mucho más difícil el desenmascarar los engaños a los que actualmente estamos sometidos y sólo informándote, podrás hacer un consumo responsable y saludable.

¿Vamos a pagar las campañas de marketing millonarias a costa de nuestra salud o vamos a pagar por productos que realmente valen el precio que tienen?. ¿Es caro un champú de 5 euros lleno de químicos nocivos para la salud y el medio ambiente aunque lo publicite, por ejemplo una Top model?: CARÍSIMO.

Recuerda!, no sirve mirar sólo el precio, si no la relación entre la calidad y el precio, sólo esto nos podrá decir si un producto es caro o barato.

Pasemos ahora a los términos “orgánico”, “ecológico” y “biológico”, que son sinónimos y están regulados por entidades certificadoras independientes internacionales (Ecocert, Cosmetique bio, Charte Cosmebio, Soil Association Organic, Icea, Eco Garantie, CosmosBio, BIO Vida sana, Bioinspecta, USDA Organic,…). Para que un producto obtenga el sello de “ecológico”, “orgánico” o “biológico”, debe cumplir una serie de normas.

Todas las normas de cosmética natural-ecológica tienen unas bases comunes que marcan:

  • % mínimo de ingredientes ecológicos.
  • % mínimo de ingredientes naturales.
  • Los ingredientes permitidos y/o prohibidos en un producto.
  • Qué procesos de transformación pueden o no llevarse a cabo para elaborar el cosmético o bien la materia prima.
  • La transformación ha de seguir una “química verde”; evitar la contaminación, usar materias primas fácilmente renovables, reducir el consumo energético y asegurar que los productos químicos usados en la reacción pueden ser degradados después de su uso.
  • No estar testados en animales, ni el producto final, ni sus ingredientes.
  • No se permite el uso de organismos modificados genéticamente ni nanopartículas.
  • Quedan prohibidos ciertos procesos agresivos como puede ser la irradiación del producto en la conservación.

Pero como siempre os digo, el mejor modo de saber si un cosmético es saludable o no, es aprender a leer el listado de ingredietes (INCI). Hay un millón de información en internet y además en paginas como “biodizionario.it” o “laveritásurlescosmetiques”, podéis comprobar fácilmente si el listado de ingredientes de vuestros cosméticos y productos de higiene, es perjudicial para la salud o no,. Si lo hacéis, es probable que os quedéis con los baldas vacías como me pasó a mi en su día, porque irá todo a la basura (que esa es otra!!!!, cómo deshacerse de ellos sin contaminar demasiado… este es un tema que merece otro post).

Sobre todo no hagáis caso nunca jamás a lo que ponga en la parte delantera del producto o a lo que digan en los anuncios, únicamente podéis fiaros de la lista de ingredientes, es así de triste y de real.

Dejemos de apoyar el engaño y la manipulación, dejemos de pagar campañas de publicidad, dejemos de consumir de forma poco responsable. SEAMOS PARTE DEL CAMBIO QUE ESTE MUNDO NECESITA.

Be water my friend…

Ecoessentia, tienda de cosmética natural y ecológica Bilbao

Guardar

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

No hay comentarios.

Agregar comentario

X