Aceites vegetales y esenciales

Nuestros amados  Aceites vegetales y esenciales son los aliados perfectos para el cuidado y la salud de nuestra piel.

En Ecoessentia hemos decidido comenzar a presentaros sus multiples propiedades y beneficios, pero pensamos que antes de hacerlo es imprescindible aclarar unos conceptos básicos que debieramos conocer si queremos aprovechar al máximo sus propiedades.

Es importante en primer lugar que diferenciemos entre aceite vegetal y aceite esencial, ya que lo único que tienen de similar es el nombre.

El aceite vegetal es un compuesto orgánico graso obtenido de una planta oleaginosa o mediante maceración.

El aceite esencial es una mezcla bioquímica volátil no grasa mucho más compleja obtenida de plantas, flores, frutos, etc cuya características principal es su carácter fuertemente aromático.

Por su baja concentración, es difícil obtener aceites esenciales de ciertas plantas y se requiere de gran cantidad de materia vegetal para hacerlo,  lo que encarece bastante el precio final del producto. Por ejemplo para obtener 1 litro de aceite esencial de rosas se necesitarían unos 4000 kg de pétalos de rosa. Así que si encuentras este aceite muy barato, desconfía.

 

Composición y Propiedades

Los aceites vegetales se componen básicamente por ácidos grasos, vitaminas, antioxidantes y oligoelementos, que aportan a nuestra piel hidratación, nutrición y protección. Además son potentes regeneradores celulares, favorecen la buena conservación del manto hidrolipídico de nuestra piel y ayudan a combatir los radicales libres causantes del envejecimiento prematuro.

La composición química de los aceites esenciales es mucho más compleja, están compuestos por centenares de sustancias distintas como aldehídos, fenoles, ésteres, cetonas, alcoholes o terpenos.

Son reconocidos por sus potentes propiedades terapéuticas y han sido utilizados durante miles de años en diferentes culturas para tratar distintas dolencias. A nivel estético nos interesan sobre todo sus propiedades calmantes, depurativas, antiinflamatorias, antisépticas, antivirales, antibacterianas, antimicóticas, antioxidantes, tonificantes, estimulantes, etc y los beneficios que nos pueden aportar a nivel emocional a través de la aromaterapia.

Hay multitud de aceites vegetales y esenciales, cada uno de ellos tiene sus características y propiedades particulares que iremos dando a conocer en publicaciones sucesivas.

 

Cosas que conviene saber

Conviene también que sepamos que los aceites esenciales no deben ser usados directamente sobre la piel, ya que se trata de sustancias muy potentes y concentradas que podrían resultar irritantes. Siempre debemos diluir los aceites esenciales en una solución “portadora” que puede ser aceite vegetal, manteca de karité, manteca de cacao, agua, etc, dependiendo del uso que le vayamos a dar. Usaremos un máximo de tres aceites esenciales en la mezcla.

La proporción de la mezcla puede ser muy variable según para qué la vayamos a utilizar, pero en general no conviene sobrepasar concentraciones superiores al 2% (esto representa 20 gotas en total de aceites esenciales, para 50 ml de aceite vegetal portador). Las concentraciones deberán ser inferiores en caso de pieles sensibles, niños mayores de 3 años o tratamientos faciales.

No conviene usar aceites esenciales en niños menores de tres años, embarazadas, periodos de lactancia o ancianos sin la supervisión de un especialista.

 

¿Cómo diferenciar un aceite vegetal de calidad?

En primer lugar debemos tener en cuenta la forma en la que el aceite ha sido obtenido. La única forma de obtención que garantiza la conservación de todas sus propiedades intactas, es la extracción mediante prensado en frío. Es un modo de extracción exclusivamente mecánico y se realiza a baja temperatura. Además, la “primera prensa” es la que proporciona un auténtico extracto oleaginoso puro.

Hay otros métodos de extracción mediante calor, disolventes, procesos químicos etc, que ofrecen una producción mucho mayor, pero privan al producto final de sus beneficios y propiedades. Por lo tanto estos otros métodos sólo benefician al fabricante, nunca al consumidor.

En segundo lugar debemos tener en cuenta la forma de cultivo y elegir aceites vegetales de cultivo ecológico que nos garantiza que provienen de producciones agrícolas que no utilizan productos químicos sintéticos perjudiciales para la salud y para el medio ambiente.

Por lo tanto si quieres un aceite vegetal de calidad para beneficiarte de todas sus propiedades debes escoger aceites vegetales de primera presión en frío y de cultivo ecológico.

El sello de certificación ecológico nos garantiza que estos criterios se cumplen.

 

¿Cómo diferenciar un aceite esencial de calidad?

Igual que en los aceites vegetales debemos tener en cuenta el modo de extracción y de cultivo, pero además hay otros muchos factores que intervienen en la calidad de un aceite esencial, como por ejemplo la certificación botánica, el origen geográfico, el momento de la recolección, el clima, etc

En base a esto deberemos elegir aceites esenciales obtenidos por destilación, de cultivo ecológico y quimiotipados (botánica y bioquímicamente definidos).

 

Iremos descubriendo poco a poco más detalles particulares sobre los aceites y sus fantásticas propiedades.

 

Espero haberos ayudado y como siempre espero recibir vuestros comentarios. Me gusta conocer vuestras opiniones y que compartáis vuestras experiencias. Entre todos vamos creciendo!.

Feliz día!

 

Mantente informado de las últimas novedades en cosmética natural y ecológica en nuestras redes sociales Facebook e Instagram o suscríbete a nuestra newsletter

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

No hay comentarios.

Agregar comentario

X