Me encuentro a menudo en mi trabajo muchas personas que desean cuidar su piel pero no saben cómo hacerlo, por ese motivo he decidido escribir este post que espero que os pueda ayudar.

Si has decidido comenzar a cuidar tu piel pero no sabes por dónde empezar, sigue leyendo. Verás que no es nada difícil y que apenas te llevará 10 minutos de tu tiempo al día, pero los resultados, sin duda, merecen la pena. La respuesta mágica, como casi siempre, no es otra que adquirir unos hábitos de cuidados diarios y ser constantes.

No te lo tomes como un suplicio, si no como tu momento del día para cuidarte, mimarte, quererte y dedicarte un tiempo sólo para ti, ¿acaso no te lo mereces?. Si aprendes a disfrutar de este momento, te aseguro que no podrás pasar sin ello.

Por supuesto te aconsejo que utilices cosmética natural y ecológica, que además de NO ser más cara que la cosmética convencional, es mucho más saludable, compatible y efectiva con el cuidado de nuestra piel. Sus olores y texturas son una verdadera delicia para los sentidos y un oasis de bienestar y frescura que te trasportarán al paraíso por unos minutos al día.

No olvides tampoco utilizar productos adecuados y específicos para tu tipo de piel.

facial-603161_1280

 

RUTINA DE NOCHE:

Paso 1: LIMPIAR Y TONIFICAR

Este es sin duda el punto más importante dentro de la rutina de cuidado facial. Da igual que utilices las mejores cremas del mundo, si tu piel no está limpia y no respira, nada de lo que apliques en ella podrá ser efectivo.

Tanto si te preocupas de tu aspecto, como si no, la limpieza facial debiera ser un paso más de nuestra rutina de higiene diaria, al igual que darse una ducha o lavarse el pelo.

Tiene especial importancia la limpieza de la piel por las noches, antes de acostarnos, ya que nuestra piel acumula a lo largo del día polvo, contaminación, humo, sudor, grasa, maquillaje, impurezas,…que taponan los poros impidiendo que nuestra piel elimine toxinas y se oxigene de forma adecuada, dificultando así que pueda realizar sus funciones nocturnas de detoxificación, reparación y regeneración.

Para limpiar la piel por las noches puedes usar diferentes productos. Existen leches limpiadoras, aceites, geles, jabones, espumas,… La elección del producto limpiador dependerá de tus gustos y de tu tipo de piel. Para pieles secas, mejor productos más untuosos y cremosos como la leche o los aceites limpiadores  y para pieles grasas te irán mejor las texturas más frescas y ligeras como geles, jabones o espumas.

Tenemos también la opción de usar agua micelar para nuestro tipo de piel.

Si tu piel además de seca o grasa, es sensible, debes utilizar productos adecuados a este tipo de pieles.

Después de la limpieza aplicaremos un tónico y dejaremos secar antes de seguir con el paso dos (la aplicación del tónico la explico en la rutina de día para no hacer esto muy largo)

Paso 2: APLICAR CONTORNO DE OJOS Y CREMA NUTRITIVA.

*Para el contorno de los ojos, usaremos una crema específica y la aplicaremos con pequeños toquecitos, sin arrastrar el producto. Si tienes bolsas, la aplicaremos con presiones suaves por debajo de la bolsa, desde la zona de la pata de gallo, hacia el lagrimal. Así ayudamos a drenar y frenar la retención de líquido.

Si lo que te preocupa son las arrugas, mejor aplicarlo a pequeños toquecitos desde el lagrimal hacia la sien, ya que así se estimula la circulación y por tanto la oxigenación y regeneración de la piel.

El contorno de ojos se aplicará por debajo de la zona de la ojera, por la zona por donde se forman las arruguitas llamadas “patas de gallo”  y por la zona de encima de la ceja, pero nunca en los párpados, porque esto hará que con el tiempo caigan y pierdan firmeza antes e incluso que se hinchen por exceso de hidratación.

La piel de esta zona es mucho más fina y sensible y se deshidrata con mayor facilidad, haciendo que la aparición de arrugas sea más frecuente, por eso es muy importante usar un producto específico que mantenga perfectamente hidratado el contorno de los ojos.

Parecido ocurre con la  piel que rodea los labios, por lo que la misma crema del contorno de ojos, la podemos aplicar en el contorno de la boca.

*Después aplicaremos en el resto de la cara, evitando el contorno de los ojos, una crema específica de noche. Por la noche es cuando la piel pone en marcha los mecanismos de reparación, por esto necesitamos una crema que la ayude a restaurar, reparar, regenerar y nutrir.

Cremas ricas en nutrientes, vitaminas, oligoelementos, minerales… alimento para nuestra piel en definitiva

RUTINA DE DÍA:

Paso1: LIMPIAR Y TONIFICAR

Por la mañana  limpiamos de nuevo la piel, esta vez puede ser en menos profundidad que por la noche ya que mientras dormimos no acumularemos humos, polución, polvo, maquillaje,…pero sí que es necesario limpiar las toxinas que la piel ha expulsado durante la noche.

Bastará con lavarnos con un agua micelar por ejemplo que es cómodo y rápido y aplicar un tónico.

Para aplicar el tónico empapamos un algodón en tónico facial y lo aplicamos a pequeños toquecitos o simplemente nos mojamos las palmas de las manos y lo aplicamos con ligeras presiones sobre la piel. También  podemos vaporizarlo en forma de spray sobre la cara y cuello. El tónico ayuda a tonificar, hidratar, refrescar, restablecer el PH de la piel después de la limpieza y a cerrar los poros.

Esperamos a que el tónico se seque por completo y vamos a por el paso dos de la rutina diaria

*Paso 2: APLICAR CONTORNO DE OJOS, CREMA HIDRATANTE Y PROTECCIÓN SOLAR.

*Aplicamos el contorno de ojos como hemos explicado en la rutina de noche.

*A continuación extendemos una crema hidratante en el resto de la cara. Las cremas hidratantes tienen principios activos que ayudan a la piel a retener el agua y la humedad y mantenerse así hidratada. Agua para nuestra piel en definitiva. Que la piel esté hidratada es importante para que sea menos vulnerable a las agresiones externas y esté más sana, flexible y luminosa.

*Si lo deseamos, podemos poner encima un protector solar con filtro físico, nunca químico! o usar una crema hidratante que ya tenga filtro solar.

 

Y estos serían los pasos básicos de las rutinas de día y de noche, aunque si lo deseamos, podemos reforzar nuestra rutina de belleza aplicando un serum antes de la crema de día o de noche.

El serum posee una concentración de principios activos mucho mayor que la crema y nos ayudará a tratar problemas específicos que nos preocupen de nuestra piel (arrugas, exceso de grasa, efecto lifting, luminosidad,…). Elige el serum que te convenga según tus necesidades y aplícalo antes de la crema de día y de noche.

IMPORTANTE!, no usar serum, ni ninguna otra crema que no sea específica, en el contorno de los ojos, sólo utiliza productos definidos para esta zona o de lo contrario podrías aportarle un exceso de grasa haciendo que la zona se inflame y/o que pierda firmeza con mayor rapidez.

Y hasta aquí los cuidados diarios. Fácil, ¿no?.  El resumen es que tu piel necesita lo mismo que el resto de tu cuerpo, buenos alimentos y agua, un estilo de vida saludable y relax.

Vamos ahora con los cuidados que debemos realizar una vez por semana aproximadamente, aunque esto dependerá del tipo de piel.

1 VEZ POR SEMANA: EXFOLIAR Y APLICAR MASCARILLA

Aproximadamente una vez por semana aplicaremos un producto exfoliante adecuado para ayudar a eliminar las células muertas, devolverle luminosidad a la piel y ayudar a que se oxigene y a que los productos de tratamiento que apliquemos posteriormente penetren con mayor facilidad.

En caso de pieles sensibles, la exfoliación se debe realizar una vez cada diez días o incluso en casos de extrema sensibilidad, sería conveniente saltarse este paso. Como siempre tu piel te dirá qué es lo que le sienta bien.

En caso de pieles acnéicas, saltarse este paso.

Después de exfoliar, es recomendable aplicar una mascarilla, ya que nuestra piel está mucho más “receptiva” a los tratamientos que apliquemos en ella. Elige la mascarilla que más se adapte a tu piel dependiendo de qué es lo que más te preocupe y más necesites. Hay mascarillas para regular el exceso de grasa, anti edad, para aportar firmeza, luminosidad, hidratación, purificantes,…. Elige la que más se adapte a tus necesidades.

Y con esto, tendríamos una completa y correcta rutina de cuidado facial que te ocupará apenas 5 minutos a la mañana y otros 5 por la noche. Aprovecha los fines de semana para la exfoliante y las mascarillas y listo!.

TRUCOS:

*Si aplicas la mascarilla y la dejas actuar sobre tu piel mientras te duchas, el vapor de agua hará que tus poros se abran y los principios activos de la mascarilla penetren mejor en la piel.

*Si guardas el tónico en la nevera, su efecto tonificante y refrescante se verá multiplicado

Si sigues esta rutina y la acompañas de una buena alimentación e hidratación y unas 7 horas diarias de sueño, notarás el cambio!.

Te agradecería que nos dejes tu comentario y nos cuentes tus experiencias, trucos, consejos, preguntas o lo que desees. Me gusta mucho saber que hay alguien por ahí detrás leyendo todo esto. Gracias!

Ecoessentia, tienda de cosmética natural y ecológica Bilbao

 

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

4 Respuestas

  1. Hola! Gracias por explicarlo de forma sencilla y directa :) Me ha sorprendido la parte de no exfoliar si se tiene tendencia al acné (es mi caso), ¿por qué motivo? ¿qué se puede hacer, entonces? ¿hay alternativa a la exfoliación? Gracias! Un saludo :)
    • ecoessentia
      Muchas gracias por tu comentario. En cuanto a las pieles acnéicas y la exfoliación, podrás leer muchas opiniones al respecto. Partiendo de que no todos los tipos de acné son iguales, ni tienen las mismas causas y del estado en el que se encuentre la piel, mi consejo es que si la piel está inflamada, irritada, presenta sensibilidad, granitos con inflamación,... no uses exfoliantes ya que estos podrían dañar la piel e irritarla aún más. Si la piel se encuentra en buen estado y no presenta inflamación, podrías exfoliarte con productos exfoliantes no mecánicos (que no contengan particulas físicas exfoliantes. Me refiero a esos que presentan la típica textura granulada) y elegir productos exfoliantes sin partículas, específicos para pieles acnéicas que contengan por ejemplo ácido glicólico (ácido natural proveniente principalmente de la caña de azúcar, aunque se puede extraer también de la uva, la remolacha u otras frutas), así podrás exfoliar la piel sin necesidad de tener que "frotar" y ayudarás a disminuir las marcas producidas por el acné. Lo mejor es ir provando con cautela y siempre usando el sentido común, qué es lo que mejor le sienta a tu piel, ya que no hay dos pieles iguales, como no hay dos personas iguales. Lo que sí que no debes hacer es usar productos que contengan siliconas, áceites minerales o sustancias tóxicas, ya que esto sólo hará que los poros se taponen aún más y el problema empeore. En cualquier caso y dependiendo del estado de la piel y el grado de acné que presente, tal vez sería conveniente consultar a un especialista. En todos lo casos y como indicaciones generales, siempre que se realice una exfoliación, lo mejor es hacerlo por las noches, ya que así la piel tiene varias horas para regenerarse antes de ser expuesta al sol. Después de la exfoliación usar, al menos, un protector solar SPF 15 durante las 48 horas siguientes. Si vamos a tomar el sol, exfoliar la piel por lo menos 48 horas antes de la exposición solar y nunca exfoliar si la piel está quemada, enrojecida, irritada,...
      • La de cosas que desconocía! He tomado buena nota para empezar a ponerlo en práctica. Gracias por tu respuesta tan detallada! :)
        • ecoessentia
          Me alegro mucho que te haya servido Miriam. Gracias a ti por dejar tu comentario! :)

Agregar comentario

X