Doble Limpieza Facial. Mucho más que una moda

En ecoessentia siempre os recordamos y os recordaremos que el paso fundamental que no hay que saltarse jamás de los jamases para tener una piel radiante, es la limpieza. Una limpieza correctamente realizada por la mañana y por la noche, es fundamental para que nuestra piel respire, se oxigene y para que cualquier otro tratamiento que apliquemos pueda surtir efecto.

Si aplicamos, cremas, serums, mascarillas, etc sobre una piel sucia, el resultado será que la piel no va a ser capaz de absorber lo que le damos y además la ensuciaremos aún más, creando un hábitat muy interesante y jugoso para bacterias y demás microorganismos vivientes.

Muchas me preguntáis si con lavaros la cara en la ducha es suficiente, si podéis usar a diario las toallitas desmaquillantes y nada más, si no vale sólo con limpiarse la piel por las mañanas porque a la noche os da pereza, si no valdría con chuparos la mano y pasárosla por la cara como hace el gato 🐈… Siento ser portadora de malas noticias pero la respuesta a todas estas preguntas es que no, no es suficiente si lo que quieres es tener una piel bonita y luminosa.

Y si esto no fuera ya una mala noticia de por sí, tengo que daros otra aún peor, una limpieza nocturna adecuada y profunda se debe realizar en dos pasos. Que nadie entre en crisis, son sólo 7 minutos (cronometrado!) y merece la pena. Lo llevaremos mucho mejor si nos lo tomamos como un momento de placer y relax 🍃, en lugar de como una tortura.

Realmente el proceso de limpieza con productos naturales puede resultar un momento muy relajante y placentero de contacto con uno mismo y con la naturaleza. En serio!.

LA DOBLE LIMPIEZA

Dejando de lado modas y tendencias, vamos a aplicar el sentido común y a explicar de forma racional por qué es necesario realizar la limpieza nocturna en dos pasos. Y la explicación no es porque lo hacen las coreanas que son las que tienen la piel más bonita, ese no es el motivo  .

Para realizar una limpieza profunda que elimine de nuestra piel todos los restos de suciedad, tenemos que entender que en nuestra piel se acumula suciedad de diversas proveniencias. Maquillaje, siliconas (el que las use), restos de cosméticos, protector solar, sebo que segrega la propia piel, polución, humo, polvo, células muertas, etc, son algunos de los causantes de que nuestra piel se ensucie y no sea capaz de oxigenarse adecuadamente. Sin oxigeno, no hay vida!, tampoco en nuestra piel.

¿Tenéis presente la imagen del vaso con agua y aceite?, pues pensar que eso mismo pasa con la suciedad. Hay partículas que son hidrosolubles o hidrófilas (que se disuelven en agua o tienen afinidad con el agua) y otras que no lo son, como es el caso del aceite que sería liposoluble o lipófilo, motivo por el cual no se mezcla con el agua.

Esto quiere decir que si quieres limpiar restos de maquillaje, de cosméticos, sebo u otras partículas de suciedad liposolubles, debes emplear un aceite o producto con base oleosa para atraerlas y disolverlas.

Si lo que quieres es limpiar polución, humo, polvo, células muertas u otras partículas de suciedad hidrosolubles, entonces debes emplear un producto jabonoso con base acuosa.

*Así pues, para el primer paso de nuestra limpieza usaremos un producto con base oleosa como un aceite, crema o leche limpiadora.

Aplicaremos el aceite, crema o leche, realizando masajes circulares ascendentes sobre el rostro con la punta de los dedos. Después mojaremos los dedos en agua tibia y repetiremos el masaje.

Para que los aceites, cremas y leches emulsionen, es necesario usar agua tibia y no agua fría.

Para retirar, cogeremos unos discos de algodón (reutilizables a poder ser) o una muselina (el paño de Bambú de MOA es genial), los mojaremos en agua tibia y retiraremos suavemente los restos de la emulsión con ellos.

Un truco personal es coger una muselina mojada en agua caliente (que no queme) y ponerla sobre la cara unos segundos antes de retirar la emulsión. Esto ayuda a abrir los poros y retirar la suciedad e impurezas de forma más efectiva.

*Para el segundo paso elegiremos un limpiador jabonoso como una espuma o gel y limpiaremos la cara del mismo modo que en el paso anterior pero aclarando esta vez con agua fría para cerrar nuestros poros y tonificar nuestra piel.

Un último paso  para realizar una limpieza perfecta debiera ser el uso de un tónico que restablece el Ph de la piel y la refresca, calma y suaviza, al tiempo que favorece la penetración de los productos que aplicaremos después.

Un buen modo de aplicar el tónico es vaporizarlo sobre la cara y dar después toquecitos con las yemas de los dedos a modo de tecleteo. Esto ayudará a estimular la circulación sanguínea y favorecer la regeneración celular.

Tan importante cómo saber aplicar la técnica de la doble limpieza, es saber elegir los productos adecuados para realizarla según tu tipo de piel. Si no lo tienes claro, siempre puedes consultar con un profesional (si te valgo yo, pues encantada siempre de ayudarte! 😁).

 

Ahora viene el turno de las buenas noticas!!!! (no todas iban a ser malas)

La doble limpieza sólo debemos realizarla por la noche, por la mañana es suficiente una rutina suave de limpieza.

Un jabón facial natural o un agua micelar que tienen moléculas hidrófilas y lipófilas, son una buena opción.

Otra buena opción sería emplear un gel o espuma en pieles grasas y una leche limpiadora en pieles secas.

Y hasta aquí el post de hoy.

Espero haberos ayudado y como siempre espero recibir vuestros comentarios. Me gusta conocer vuestras opiniones y que compartáis vuestras experiencias. Entre todos vamos creciendo!.

Feliz día!

 

Mantente informado de las últimas novedades en cosmética natural y ecológica en nuestras redes sociales Facebook e Instagram o suscríbete a nuestra newsletter

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

2 Respuestas

  1. Hola Sonia! Confieso que soy de las perezosas a la hora potingue. En mi, hay que añadir que me puede tanto por la mañana como por la tarde-noche... Es superior a mi. Poco a poco voy agregando un producto a la rutina, cuando ya llevo tres semanas o así, agrego otro. Más que nada pq me gusta aprender a usarlo y aplicarlo en mi piel y sobretodo una vez que sé, acortar en tiempo su aplicación, y así.. puedo ir sumando más productos a la rutina. Ahora, aunque sea una tontería... Sabiendo que tengo mi piel mixta tirando a seca, especialmente seca en invierno se que tengo que usar una leche limpiadora. Me acabo de enterar por ti, así que agradecida estoy! Gracias por tu post!
    • ecoessentia
      Muchas gracias a ti por tu comentario!. Me parece una idea perfecta ir añadiendo productos a la rutina para ir cogiendo la costumbre y acortando el tiempo. Yo se lo recomiendo a muchas clientas que no tienen costumbre y quieren empezar a cuidarse comprando un montón de cosas. Siempre las digo que empiecen por un producto y vayan añadiendo poco a poco a medida que vean que se van adaptando y sin agobios. Es más importante la constancia, coger la rutina, que el tener mil productos en el cajón y al final no usar ninguno porque son demasiados y nos agobia:) . El momento de cuidado personal debe ser un momento agradable, no una tortura.

Agregar comentario

X